lunes 27 de mayo de 2024
10.2 C
Mar del Plata
PANORAMA

Montenegro consiguió “súperpoderes”: ¿a qué costo?

El intendente Guillermo Montenegro consiguió “súperpoderes” para definir el aumento de tasas y de boleto. ¿A qué costo?

|

Guillermo Montenegro.

Guillermo Montenegro inició su segundo mandato al frente de la Intendencia de General Pueyrredon con una situación inédita para él: mayoría propia en el Concejo Deliberante. ¿Qué supone eso? Tener la garantía de que cualquier proyecto que envíe al cuerpo legislativo saldrá aprobado. Sin embargo, el jefe comunal decidió ir un paso más allá: pidió ser él quien defina los aumentos de tasas y el valor del boleto de colectivo. Pero, ¿qué costo le traerán los  “superpoderes”?

El intendente hizo un uso rápido de la herramienta que le dio el Concejo Deliberante. El 18 de enero la asamblea de concejales y mayores contribuyentes le dio el aval definitivo al incremento de tasas del 120% y la autorización para que Montenegro pueda fijar nuevos amentos de tasas para acompañar la inflación, una decisión inédita en General Pueyrredon. Y el 1º de marzo ya firmó el primer ajuste de tasas: 20,6%, el mismo número que marcó la inflación de enero, según el Indec.

Luego de casi dos meses de tener el tema en agenda, el último jueves el Concejo Deliberante aprobó el proyecto para cederle a Montenegro la facultad de fijar la tarifa del boleto de colectivo. Podrá hacerlo hasta el 31 de diciembre de este año.

Balance del fin de semana: el municipio atendió complicaciones por el temporal y diversas infracciones - Entre el jueves y el lunes inclusive, el Cuerpo de Patrulla Municipal (CPM), Tránsito, Prefectura,… Ver nota >
Familiares de Nahuel Lagos exigen justicia: “Los policías que lo golpearon tienen que ir presos”  - Este sábado, el cuerpo de Nahuel Lagos no aguantó más y finalmente murió -a sus… Ver nota >
Concejo HCD
Sesión del Concejo Deliberante.

El intendente tardó un día en usar la herramienta: el viernes firmó el decreto que llevó la tarifa de $297,30 a 750 a partir del 25 de marzo, un aumento del 152%. La tarifa había aumentado en el 8 de diciembre último. Desde ese entonces hasta hoy, la inflación acumulada fue 59,4% (resta conocer la de marzo) y a eso hay que sumarle la quita de subsidios por parte de Javier Milei.  

La pregunta que circula: ¿por qué?

En los pasillos del municipio corre una pregunta: ¿por qué si tiene mayoría propia en el Concejo Deliberante el intendente elige asumir el costo que significa decretar los aumentos de tasas y del boleto de colectivo?

En el gobierno ya evalúan cuándo deberá el intendente firmar un nuevo ajuste de tasas. Si espera otro trimestre (hasta junio) contemplaría los índices de inflación de febrero, marzo y abril. Se puede estimar que la sumatoria rondará el 40%. Sin embargo, también ven que la cobrabilidad de las tasas empieza a mermar y un nuevo incremento podría profundizar esa caída.

Colectivos
Colectivos

“El vecino está súpercomplicado. La plata no alcanza para pagar todo”, reconoció en una entrevista con Radio Brisas el secretario de Legal, Técnica y Hacienda Mauro Martinelli. Entre la luz, el gas, Internet y las tasas, ¿qué es lo primero que se deja de pagar? Las tasas.  

El razonamiento con el boleto de colectivo es similar. Trasladar el debate al Concejo significa no solo pone en discusión el valor del boleto, sino un sinfín de otros temas: cómo se calcula la tarifa, la calidad del servicio, las frecuencias, los recorridos…

Durante la última sesión, todos los concejales de la oposición le reclamaron al Ejecutivo que envíe el pliego de bases y condiciones para debatir un nuevo sistema de transporte público de pasajeros en Mar del Plata. Los niveles de incertidumbre política y económica hacen casi imposible discutir hoy un plan a largo plazo. Pero Montenegro lleva cuatro años sin darle cauce a esa discusión.

El primer pliego que elevó al Concejo no sólo fue archivado sino que le significó el quiebre con un sector político aliado (Crear, liderado por Alejandro Carrancio). El segundo ni siquiera se llegó a discutir: los empresarios lo destrozaron públicamente y el gobierno lo retiró del Concejo.

A fines de 2023, Montenegro firmó una prórroga por dos años para las actuales empresas y este jueves aprobó la declaración de emergencia en el transporte público que le permite intervenir en recorridos y modificaciones menores del sistema. No hay, en el mediano plazo, ninguna intención de enviar un nuevo pliego.

Guillermo Montenegro
Guillermo Montenegro, intendente de General Pueyrredon.

Está claro que todas las evaluaciones sobre cuándo ajustar las tasas y el boleto, que serán mes a mes, son más simples sin la intermediación del Concejo Deliberante. Incluso, a sabiendas de que tienen los votos para aprobar cualquier iniciativa, al oficialismo le cuesta que el camino de los expedientes sea limpio.  

La pata política del porqué

Más allá de la discusión pragmática también puede realizarse otra política. La mayoría que tiene Montenegro en el Concejo Deliberante la proporciona una alianza que trabajó sin grandes fisuras durante los primeros cuatro años. El intendente eligió al líder radical Maxi Abad como su principal socio, casi al punto de un cogobierno. También sumó a la Coalición Cívica a la gestión. Un esquema que prácticamente no se pudo replicar en ningún lado y le valió a dirigentes cercanos al intendente hablar del “Modelo Mar del Plata” de gestión.

¿Por qué eso cambiaría de cara a los próximos años? Primero no puede soslayarse el factor Milei. El presidente está trabajando para hacer estallar Juntos por el Cambio desde que llegó al poder (si es que todavía no lo hizo). Les tira flores a algunos dirigentes del PRO e insulta sin miramientos a buena parte del radicalismo. El sector de Abad dentro de la UCR no está dentro de sus blancos favoritos, pero la abstención del senador marplatense en la sesión por el DNU lo alejó del gobierno nacional.

Maxi Abad.
Maxi Abad, primer senador nacional de Mar del Plata.

Montenegro, en cambio, está en el ala del PRO que respalda al gobierno nacional. Más allá de las diferencias concretas por las modificaciones a la ley de Pesca o la eliminación de la Zona Fría, el jefe comunal ve con buenos ojos el rumbo que tomó el presidente y su equipo.

Hay un segundo factor, más doméstico. Montenegro ganó las dos elecciones y armó su gabinete con una fuerte preponderancia de Abad. Pero el intendente no ganará una tercera, al menos en el plano local. La certeza de que no puede aspirar a un tercer mandato ya se percibe en la política marplatense.  

Todavía los movimientos son subterráneos. Pero algunos de los funcionarios más cercanos al intendente se entusiasman con ser “bendecidos” como elegidos. Parece difícil que eso ocurra. Hay otros representantes del PRO que quieren profundizar un armado más de centroderecha en el que el radicalismo tenga menos protagonismo. Y el radicalismo sabe que sin Montenegro en la cancha el juego se abre. La sucesión, aunque nadie lo diga, está en marcha.

Seguir leyendo:

TEMAS RELACIONADOS:

Visitá nuestras redes

Espectáculos

Internacionales

Deportes