jueves 20 de junio de 2024
10.3 C
Mar del Plata
INSEGURIDAD

Comerciantes de la Avenida Juan B. Justo denuncian robos constantes: «Es tierra de nadie»

Un ladrón violentó la reja, rompió la vidriera y robó camperas de un local este sábado por la madrugada. Los comerciantes están cansados y exigen mayor presencia policial.

|

Un delincuente forzó la reja y rompió la vidriera de un local de camperas.

Comerciantes de la Avenida Juan B. Justo, popularmente conocida como la «Avenida del Pullover» por estar vinculada históricamente con la industria textil, se manifestaron por los constantes hechos de inseguridad que viven los distintos locales de la zona.

Uno de los últimos robos ocurrió este sábado a las 3 de la madrugada en Juan B. Justo al 1500, entre Alsina y Sarmiento. Un delincuente apareció en la vereda desierta y se dirigió a la vidriera de un local de camperas, donde comenzó a violentar la reja.

El sujeto se fue, pero volvió unos minutos después, terminó de levantar el enrejado y rompió el vidrio con una piedra. Al rato salió con un conjunto de camperas bajo el brazo y escapó.

Canal 8 se reunió esta noche con un grupo de comerciantes de la Avenida Juan B. Justo y reiteraron dos frases que muchos vecinos repiten sobre la seguridad en distintos barrios de General Pueyrredon: «Esto es una zona liberada» y «Esto es tierra de nadie». En consecuencia, muchos se vieron obligados a reducir el horario de atención.

En la esquina de Juan B. Justo y Olavarría también hubo un episodio de rotura de vidrieras en las últimas horas. «Son zonas liberadas, como siempre lo decimos. Los tipos pueden venir y hacer un trabajo fino, con tiempo y como ellos quieren. Como que se sienten en casa, esa es la realidad» declaró Walter a Canal 8.

En cuanto a la presencia de la policía, Estela, otra comerciante, aseguró que «no se la ve nunca» y adujo que los patrulleros «pasan cuando saben que van a estar los medios». «Entonces, tenemos un mes que empiezan a rondar un poquito por acá, pero la realidad es que estamos solos«, insistió.

«Esto es tierra de nadie. En mi caso, dos o tres veces por semana suena la alarma en mi local a las 2, 3 o 4 de la mañana. Encontrás piedras, te palanquean los vidrios…» agregó. A todo esto, Estela nombró los numerosos robos de mercadería por parte de «mecheros».

A los constantes robos, los trabajadores tienen un problema extra: los reiterados destrozos de rejas y vidrieras provocan un gasto muy grande. «Todo eso tiene un costo que después nos perjudica a la hora de asegurar los locales, porque si sufrís un atentado dos o tres te va subiendo la póliza y tenés compañías que ya no te quieren asegurar. Eso es todo un perjuicio para el comerciante. Entonces creo que si pagamos los impuestos de seguridad y higiene, eso es lo que pretendemos, seguridad«, expresó Walter.

Reja y vidriera rotas por el delincuente.

Mariela fue víctima del robo del sábado y se lamentó porque los productos robados son fabricados por ellos. «Tienen hasta la habilidad de esconderse para que ni los tomen los sensores, porque tenemos alarma. Lamentablemente, estamos indefensos. Ya no sabemos qué más hacer», dijo.

La comerciante agregó que el Centro de Operaciones y Monitoreo (COM) fue a ponerles carteles en las puertas de los locales que informan que sus cámaras de seguridad están conectadas al sistema de monitoreo del municipio. «El COM ve que a las 3 de la mañana anda una persona que no tiene por qué estar ahí y no hace nada. Estoy sin dormir desde el sábado porque veo las cámaras a cada rato. No puede ser que a las nueve y media de la noche yo todavía esté trabajando para que venga un inadaptado que ni siquiera se va a volver a recuperar. ¿Qué aseguradora va a pagar el vidrio? Salen como $400.000. Esa también es una problemática que tiene que cambiar, porque estamos cansados«, reclamó Mariela.

Vidrios rotos en un local de camperas de la Avenida Juan B. Justo.

Seguir leyendo:

TEMAS RELACIONADOS:

Visitá nuestras redes

Espectáculos

Internacionales

Deportes