domingo 23 de junio de 2024
12.2 C
Mar del Plata
JUDICIALES

Piden la prisión preventiva para Guillermo Caldera, el hombre que mató a su novia y ahora dejó morir a su padre

El fiscal Leandro Arévalo pidió la prisión preventiva para Guillermo Caldera y su pareja Andrea Farías. Están acusados de dejar morir a Jorge Caldera

|

Guillermo Caldera fue detenido el 6 de mayo. Ahora se encuentra alojado en la Unidad Penal 44 de Batán.

El fiscal Leandro Arévalo elevó a la Justicia de Garantías el pedido de prisión preventiva para Guillermo Caldera y su pareja Andrea Farías, acusados de dejar morir al papá del asesino de Bárbara  Tiscornia, el médico Jorge Caldera.

El caso salió a la luz el año pasado, luego de la denuncia que realizó la mujer a cargo de los cuidados de Jorge Caldera, en la vivienda ubicada en Bolívar al 3700. La mujer afirmó que encontró a su paciente inconsciente, impregnado de orina y materia fecal. Inmediatamente, el hombre fue trasladado a un sanatorio privado de la ciudad con un severo cuadro de deshidratación.

Caldera, quien estaba prácticamente postrado por un problema en la columna, murió pocos días después, debido a la falta de alimentación y cuidados.

El 15 de agosto del año pasado se llevó adelante un allanamiento en la vivienda donde Jorge Caldera pasó sus últimos días y allí la policía secuestró una importante cantidad de armas y drogas. Tanto Guillermo Caldera como su pareja Andrea Farías abandonaron ese domicilio.

El fiscal Arévalo tomó las riendas de la investigación por el delito de abandono de persona agravado por resultado muerte y agravado. El 3 de mayo último el fiscal solicitó una orden de allanamiento y detención contra Caldera y Farías, quienes fueron capturados en una vivienda de Génova al 5300.

Días después de su detención, Caldera y Farías declararon ante el fiscal asesorados por una defensora oficial y negaron haber tenido responsabilidad en la muerte del médico. Según relataron en una extensa indagatoria aseguraron haberle brindado todos los cuidados necesarios. Ahora, el fiscal Arévalo elevó al juez de Garantías Saúl Errandonea el pedido de prisión preventiva, quien deberá resolver si la pareja continúa detenida o se le concede la libertad mientras avanza el proceso.

El crimen de Bárbara Tiscornia

Bárbara y Guillermo tenían 20 años y una relación. La noche del 22 de abril de 2003, se encontraron y fueron a un departamento en la zona norte de la ciudad. No se sabe el motivo pero entre la 1.30 y las 2 de la mañana, Guillermo le apoyó un arma en la cara a Bárbara y disparó.

Durante el juicio se pudo comprobar que el joven llamó a su padre, el médico Jorge Caldera, quien acudió al lugar para ayudar a su hijo. Entre los dos envolvieron el cuerpo de Bárbara con frazadas y la metieron en el baúl del auto Mercedes Benz del médico. Luego la arrojaron por los acantilados de la playa de Camet.

El cuerpo fue encontrado por un pescador de la zona y la autopsia determinó que Bárbara tuvo una sobrevida de 15 minutos luego de recibir el disparo. La querella determinó que Caldera padre podría haber asistido a Bárbara teniendo en cuenta que era médico, pero prefirió deshacerse de la joven.

Los investigadores, también pudieron comprobar que esa noche hubo un segundo llamado desde el teléfono del departamento. Esta vez el médico llamó a sus padres, a los abuelos de Guillermo, que llegaron al departamento para limpiar todos los rastros del crimen. Con lavandina intentaron borrar todas las manchas de sangre.

Guillermo permaneció varios meses prófugo y fue condenado a 13 años de prisión en 2005. Su padre y sus abuelos nunca fueron juzgados porque al ser familiares directos no se les puede imputar el delito de encubrimiento.

Seguir leyendo:

TEMAS RELACIONADOS:

Visitá nuestras redes

Espectáculos

Internacionales

Deportes