miércoles 29 de mayo de 2024
9.6 C
Mar del Plata
CRISIS

“Como o pago el alquiler”: crece la demanda en comedores de jubilados y la situación es angustiante

En la ciudad funcionan doce espacios de almuerzo y vianda, donde asisten casi 700 adultos mayores afiliados al PAMI. Los presupuestos per capita -que son mensuales- están congelados a precios de 2023. “Ya hay un abuelo en situación de calle”, advirtieron.

|

En Mar del Plata hay doce comedores para jubilados y jubiladas que, mayormente, funcionan en centros adheridos al PAMI. A diario, y con muchísimo esfuerzo, estos espacios garantizan un plato de comida caliente para los adultos mayores que más lo necesitan. Sin embargo, en los últimos meses, hacen magia con cada vianda

Con presupuesto desactualizado, sin perspectivas inmediatas de mejora y con historias que resuenan en la sobremesa -y cada vez duelen más- las personas que gestionan estos comedores están preocupadas. “Hay muchos abuelos complicados, que cobran la mínima y que están en situación de comer o alquilar. Es un dilema terrible. Acá hay un abuelito que ya está en situación de calle”, advirtió Rosa, del Centro de Jubilados “Nos renovamos siempre”, de 11 de septiembre al 6500.

Según admitió la mujer, que también es jubilada, la demanda de comedor “aumentó bastante” en las últimas semanas. “Hay más personas que vienen pidiendo un plato de comida o una vianda, pero nosotros tenemos un cupo fijo que autoriza PAMI. No depende de nosotros. Lo que hacemos, cuando los abuelos se acercan y piden asistir a diario, los mandamos a hablar con la obra social”, explicó la mujer.

Balance del fin de semana: el municipio atendió complicaciones por el temporal y diversas infracciones - Entre el jueves y el lunes inclusive, el Cuerpo de Patrulla Municipal (CPM), Tránsito, Prefectura,… Ver nota >
Ciclista murió arrollado en la ruta 2 - Un trágico episodio ocurrió este martes por la noche en la ruta 2, en la… Ver nota >
Comedor de Pami de 11 de septiembre al 6500

Cuando esas personas arriban al PAMI y solicitan el servicio de comedor, son atendidas por un equipo social, que evalúa la necesidad de ese jubilado o jubilada. A partir de entonces, dependiendo de los cupos disponibles -que según el Gobierno de turno se amplían o se achican- la persona es asignada a uno de los doce comedores que todavía funcionan en General Pueyrredon: Amigos del Sol; Fe y Esperanza; Los Años Dorados; Hogueras de Tradición; Fe, Esperanza y Dignidad; Battistessa; Jorge Newbery; 3ra Edad Libertad; Mi Refugio; Mar del Plata; Nos Renovamos Siempre y Barrio 2 de Abril.

Desde que asumió Javier Milei, hace casi tres meses, los valores per cápita para comedor o vianda son los mismos que en noviembre de 2023: $29.610 mensuales por cada jubilado. Ese monto, hasta donde pudo saber Mi8, se entrega de una vez al comedor para que se puedan optimizar las compras. Vale decir, a todo esto, que los cupos son iguales a antes del cambio de Gobierno: 608 beneficiarios de servicio de comedor y 82 de servicio de vianda

“Nuestra mayor preocupación es que no falte el plato de comida. Pero realmente se hace difícil, porque vos viste cómo se disparó tanto, sobre todo los alimentos. Así que con lo que nos dan, que es lo mismo que el año pasado, nos tratamos de acomodar y de seguir haciendo cosas ricas para los abuelos”, dijo Rosa, que trabaja con ayudante de cocina y asegura que “con lo que haya, se hacen manjares”.

Comedor de Pami del barrio Los Pinares

Además de comida, contención

Olga gestiona el comedor “Fe, Esperanza y Dignidad”, que funciona en el barrio Los Pinares. Confiesa estar conmovida por las historias que se escuchan, producto del contexto económico y el valor de las jubilaciones, y también por la cantidad de gente que se arrima al comedor pidiendo un plato de comida. “Hoy, lamentablemente, muchos llegan y me dicen ´o como o pago el alquiler´”, contó la mujer, que recordó que esta política de comedores para jubilados, se implementó a mediados de los 90. Y en pos -precisamente- de su continuidad, hace unos pocos días Olga y otras referentas de comedores mantuvieron una reunión con las nuevas autoridades del PAMI.

Nos escucharon. Les contamos la situación y la necesidad de aumentar los cupos y los montos mensuales. Esperemos que hayan tomado nota porque de verdad que está muy complicado todo”, deslizó Olga. 

“También les explicamos algo que es muy importante, y que tiene que ver con otro aspecto del servicio del comedor: los centros son lugares de socialización, espacios donde la gente viene y piensa en otra cosa, o se encuentra con un abrazo o charla de cosas que le pasan. A veces vienen con problemas familiares, se largan a llorar. El comedor siempre es un lugar bueno para socializar. Pensá que hay muchos abuelos que están solos, o viudos, o no tienen relación con sus familias”, apuntó la mujer, que acompaña los reclamos para “cuidar al Pami y a la Anses, que son fundamentales para los abuelos”.

La jubilación mínima en febrero fue de $105.713 y la de marzo -que se sostendrá para abril y mayo inclusive- será de $134.445. La inflación desde que asumió Javier Milei promedia el 60%.

Cómo tramitar un servicio de comedor

Tal y como se informa en la web del PAMI, en algunos Centros de Jubilados y Pensionados se garantizan almuerzos de lunes a viernes, con un complemento para los fines de semana. El otorgamiento de la prestación “está sujeta a la Evaluación del Equipo Social”, se aclara.

Según se indica, pueden realizar el trámite las personas afiliadas, un apoderado o un familiar. Para eso, se necesita DNI y último recibo de haberes o credencial de afiliación. La gestión se hace de manera presencial y se puede sacar un turno de forma online.

Seguir leyendo:

TEMAS RELACIONADOS:

Visitá nuestras redes

Espectáculos

Internacionales

Deportes