domingo 26 de mayo de 2024
10.1 C
Mar del Plata
ESTAFADORES

Usurpaban casas, las compraban de forma fraudulenta y las vendían: caen un policía y un prefecto

Seis personas integraban la banda. Cuál era el rol del policía y el prefecto.

|

La causa por juego clandestino, contrabando y lavado de dinero tramita en el Juzgado Federal Nº3

Seis personas, entre ellos un policía bonaerense y un integrante de la Prefectura Naval, están acusados de cometer estafas y defraudaciones con inmuebles que usurpaban previamente. En dos de los domicilios allanados se encontraron armas sin permiso de tenencia legítima.

El Juzgado Federal N°3 de Mar del Plata dictó el 4 de diciembre pasado el procesamiento de cinco personas como integrantes de una asociación ilícita conformada para adquirir de manera fraudulenta o ilegal viviendas y terrenos mediante la confección y utilización de documentos falsos.

De acuerdo con la resolución judicial, las personas imputadas operaban en ocasiones a partir de la información que brindaban dos integrantes de la organización que se desempeñan como efectivos de la Policía de la provincia de Buenos Aires y de la Prefectura Naval Argentina.

Balance del fin de semana: el municipio atendió complicaciones por el temporal y diversas infracciones - Entre el jueves y el lunes inclusive, el Cuerpo de Patrulla Municipal (CPM), Tránsito, Prefectura,… Ver nota >
Créditos UVA: las claves para conocer las ofertas y elegir la mejor opción - La vuelta de los créditos hipotecarios UVA generó polémica. Mientras que diversos bancos sumaron su… Ver nota >

Tras once allanamientos realizados el 8 de noviembre pasado, un sexto imputado quedó detenido por tener en su poder una pistola sin ningún tipo de permiso ni autorización. En tanto, permanece prófugo uno de los posibles líderes de la organización, acusado por hechos de estafas, defraudaciones como la del estelionato -vender como propios bienes ajenos- y la usurpación de terrenos.

El juez federal Santiago Inchausti dispuso embargos de 30 millones de pesos para cada uno de los procesados. El acusado como líder de la asociación ilícita y el prefecto fueron procesados con prisión preventiva.

Por su parte, el padre del principal imputado, sindicado como miembro de la organización, y el imputado por tenencia ilegítima de arma de fuego, fueron procesados con prisión preventiva hasta tanto den cumplimiento a la caución personal dispuesta. Para el primero de 2 millones de pesos y para el segundo de 500 mil pesos.

La única mujer imputada y el integrante de la bonaerense fueron procesados sin prisión preventiva, pero deben cumplir con una caución personal, bajo apercibimiento de ordenar su detención. Todos los acusados tiene prohibido salir del país.

La investigación fue llevada a cabo por la Fiscalía Federal N°2 de Mar del Plata, a cargo de Santiago Eyherabide, con la actuación del auxiliar fiscal, Hércules Giffi, a partir de una denuncia anónima recibida en la División Antidrogas Mar del Plata de la Policía Federal Argentina.

Las pruebas obtenidas de las tareas de investigación, que fueron ponderadas por el juez Inchausti, se centraron en las tareas de campo realizadas por la fuerza y en las interceptaciones telefónicas, además del resultado de los allanamientos realizados en Mar del Plata, San Vicente, Pablo Nogués y la ciudad de Buenos Aires, que derivaron en el secuestro de dos armas de fuego, municiones, documentación e instrumentos privados y públicos, sellos apócrifos, credenciales de organismos internacionales y de fuerzas de seguridad, recibos de gestiones y trámites inmobiliarios y más de 19 mil dólares, entre otros elementos.

Cómo operaban

De acuerdo con la resolución judicial, el modo de operar de la organización, al menos desde agosto de 2022, apuntaba a la adquisición ilegal de bienes inmuebles, como lotes, terrenos y propiedades, a partir de documentación adulterada, ideológicamente falsa, sin descartar el uso de documentos falsos o sellos aparentes.

Una vez concretada la apariencia de legalidad de las operaciones -que habría contado con la labor de una de las acusadas, vinculada a una escribanía localizada en la ciudad de Buenos Aires-, las propiedades eran vendidas, intercambiadas por otros bienes o conservadas. Al momento de allanarse el domicilio de la única mujer procesada se encontraron 50 escrituras labradas entre junio y octubre de este año.

Con uno de los casos que logró dilucidarse, quedó al descubierto una maniobra sufrida por al menos un hombre, a quien contactaron desde la organización con la excusa de asesorarlo en el trámite para escriturar su propiedad.

La banda le cobró por este trámite una suma de dinero, pero sin embargo el ocupante nunca tuvo acceso al título de propiedad. “La documentación secuestrada revela que la mecánica consistía en realizar cesiones fraudulentas de boletos de compraventa con el propósito de simular la trasmisión de tales terrenos y transcribir dichas cesiones en escrituras, convenciendo así a los ocupantes de los terrenos que habían regularizado la posesión y que contaban con título de propiedad”, indica el procesamiento.

De acuerdo con la investigación, para que estas situaciones ocurrieran la banda tenía armado un mecanismo que dependía principalmente de las indicaciones, movimientos y negociaciones que llevaba adelante uno de los principales acusados y el integrante de la Prefectura.

La información, constatación de lotes de terrenos cuyos titulares estuvieran fallecidos o que llevaban acumulada una importante deuda por impuestos, les llegaba a través de un efectivo policial que revistaba en la comisaría quinta, con jurisdicción en zona sur de la ciudad.

El agente de Prefectura, de acuerdo a la acusación, no sólo asistía en ocasiones a los eventuales compradores, sino que les cobraba el dinero pactado o intervenía en los procesos de adulteración de documentación.

Para el juez esto está acreditado si se contemplan los elementos que fueron secuestrados en su vivienda, como sellos, tanto para certificar firmas o copias y con el nombre de una escribana que, se constató, no está registrada en el Colegio de Escribanos.

El juez concluyó que el imputado se valía de su calidad de integrante de una fuerza “para así obtener información sobre investigaciones en curso y posibles allanamientos y dar aviso con anticipación a la organización de la que era parte”.

Seguir leyendo:

TEMAS RELACIONADOS:

Visitá nuestras redes

Espectáculos

Internacionales

Deportes