domingo 3 de marzo de 2024
17.1 C
Mar del Plata
#150MARDEL

Ocho curiosidades históricas e increíbles de Mar del Plata

Desde el barco fantasma hasta el día que Kimberley vistió a Francia en el mundial '78. Cientos de incidencias pasaron por La Feliz a lo largo de sus 150 años. Enterate de algunas de ellas.

|

Michel Platini jugando con la camiseta de Kimberley / El barco fantasma de Mar del Plata

Mar del Plata. La ciudad de las mil y un historias. De las contadas, las olvidadas y de las que aún están por descubrirse. La metrópoli que se renueva y se adapta a las nuevas tendencias, pero sin perder su identidad veraniega, turística y elegante.

650 mil habitantes, 1453 kilómetros de superficie y 47 kilómetros de costa: La Feliz cumple 150 años y lo festeja con todo, a la altura de lo que Mardel merece. Una excusa perfecta para que miles de marplatenses y turistas se hagan presente en las diversas actividades. Pero también para dar un repaso por curiosidades increíbles e históricas que tuvieron como testigo a la ciudad.

Desde los nombres anteriores a llamarse Mar del Plata, hasta el día en que el club Kimberley vistió a Francia en un partido del Mundial ’78, pasando por un insólito reglamento de Mar en 1888 y el barco fantasma. Enterate de cada una de ellas:

Aprehenden a dos cuidacoches por golpear el auto de una mujer, amenazarla e insultarla - En la tarde de este sábado dos cuidacoches -hombre y mujer de 26 y 37… Ver nota >
Antigua Rambla Bristol de Mar del Plata. Década del ’20.

1- Cuándo se fundó y quién tuvo el honor

El primer español que pisó tierra de lo que hoy se conoce como la costa de Mar del Plata fue Fernando de Magallanes, en febrero de 1519, época en la cual bautizó Punta de Arena Gordas a la actual Punta Mogotes. Por otra parte, el primer adelantado Juan de Garay realizó la primera expedición por tierra de un hombre blanco entre 1581 y 1582. Sin embargo, ninguno de estos dos arribos dejó una población permanente.

Tiempo después, Patricio Peralta Ramos se hizo cargo de las tierras que en aquel entonces eran propiedad de Coelho de Meyrelles -dueño de El Saladero, importante impulsor del trabajo en la ciudad desde 1857- debido al pronto fallecimiento del portugués. El 14 de noviembre de 1873, Peralta Ramos inició gestiones ante el gobierno de la provincia para que se reconozca la existencia de un pueblo llamado Puerto de la Laguna de los Padres, en terrenos de su propiedad.

Finalmente, el Decreto del 10 de febrero de 1874 firmado por el Gobernador de la Provincia de Buenos Aires Mariano Acosta reconoce al pueblo, y posteriormente se designa esta fecha como la de la fundación de la ciudad con el nombre que el propio Patricio Peralta Ramos había elegido: Mar del Plata.

2- Cómo se llamaba antes

El nombre de Mar del Plata se puso poco tiempo después de la construcción de la Capilla de Santa Cecilia en 1873, dedicada a la esposa de Peralta Ramos: doña Cecilia Robles. Sin embargo, hasta la segunda mitad del siglo XIX, fue reconocida de diferentes -y varias- maneras. Una de ellas, debido a la alta cantidad de lobos marinos que habitaban y descansaban en la costa marplatense, fue la Lobería Grande.

Además, Costa Galana, Lobería Chica, Región del Vulcán y Punta Lobos fueron otras de las identificaciones que tuvo Mar del Plata, además del mencionado Puerto de la Laguna de los Padres.

3- Quién y cuándo hizo el Monumento al Lobo Marino

Un ícono de la ciudad de Mar del Plata. Para propios y extraños, la selfie con el Monumento al Lobo Marino no puede faltar si se está de visita. Las figuras del símbolo ubicado en la Rambla, entre el Casino y el Hotel Provincial fueron ideadas por el artista argentino José Fioravanti en 1940, para que luego el escultor esloveno Janez Anton Gruden sea quien se encargue de esculpir las estatuas en piedra.

Tiene aproximadamente 6 metros de alto y consta de 13 metros de ancho.

4- Separados por el mar

Hoy, algo imposible e impensado. Se trata de un antiguo reglamento marino que regía en la ciudad en 1888 y a través de la cual hombres y mujeres debían estar separados por lo menos 30 metros al momento de zambullirse en el agua de las costas marplatenses.

En las tres playas conocidas por del Puerto, de la Iglesia y de la Gruta, no podían bañarse los hombres mezclados con las señoras. La única excepción era que tuvieran familia o lo hicieran acompañados de ellas.

En relación a la vestimenta de mar, los trajes de baño de los varones no podían tener aberturas desde los tobillos y hasta la zona del cuello, mientras que las mujeres debían cubrirse con una capa para poder nadar.

5- El barco fantasma de Mardel

Si, leíste bien: el barco fantasma. El busque llamado Marcelina de Ciriza, construido en los astilleros del río Cadagua en Bilbao, España, en los últimos meses de la década del ’50, se encontraba amarrado en el Puerto de Mar del Plata cuando el 20 de junio de 1991 cortó sus calabrotes. ¿Mágicamente? No, tampoco tanto morbo. Fue por las intensas lluvias y el fuerte viento que generó la cola de un huracán que azotó Mar del Plata y que dejó medio centenar de heridos y decenas de casas sin techo.

Una década atrás, el barco fue abandonado, por lo que no contaba con tripulación. Al momento de desamarrarse, el sereno logró bajar al espigón previo a que atravesara la escollera Sur y Norte, sin que impacte con ninguna piedra.

En plena tormenta, sin motor ni timón, el buque navegó 15 kilómetros a ciegas antes de encallar en Avenida Constitución y la costa.

Fue desde aquel entonces hasta principios del 2000 que miles de turistas y propios marplatenses lograron apreciar la fisonomía del barco varado enfrente a la rotonda de Constitución. Hoy sus restos descansan en el fondo del Mar Argentino.

6-  La longitud de las calles

Cortita y al pie. Cada una de las calles de la ciudad de Mar del Plata miden lo mismo. No, no se trata de 100 metros como indican los carteles nomencladores, sino que tienen una longitud de 86 metros y 60 centímetros. ¿Por qué? El ingeniero responsable del trazado de las calles del nuevo pueblo utilizó 100 varas para medir las cuadras. Cada vara mide 86 centímetros. Y por eso las cuadras de la ciudad tienen esa particular extensión.

7- El porqué del nombre de Cabo Corrientes

Tiene que ver con las corrientes oceánicas que se cruzan en ese lugar, una es la Antártica, del sur, y la otra es la de Brasil, del norte. Debido a la ubicación geográfica del cruce, nació la denominación de ese popular sector. Además, según cual de ambas corrientes predomine, será la temperatura que el agua tendrá en el mar.

8- El día que Francia jugó con la camiseta de Kimberley

Fue en el mundial de 1978 disputado en Argentina. Los tiempos cambian pero en aquella época, por cuestiones de logística, era muy normal llevar sólo una camiseta.

Francia y Hungría -ambos ya eliminados tras perder contra Italia y los locales-, en un encuentro de la fase de grupos disputado un 10 de junio de ese año, habían llevado la suplente. Y sí, las dos eran blancas. En aquel entonces, el objetivo de las camisetas no radicaba sólo en no confundirse dentro del campo, sino que, al existir la televisión en blanco y negro, podían confundirse los colores de las titulares: azul la de los galos y roja la de los húngaros.

El incidente produjo una demora de más de media hora para el comienzo del encuentro. Las instalaciones de Kimberley eran las que más cerca estaban del estadio José María Minella, por lo que un directivo de la institución se ofreció a ir a buscar la indumentaria del conjunto marplatense.

El árbitro del encuentro avaló la iniciativa y, finalmente, la selección francesa salió a la cancha vestida de verde y blanco. Fue victoria 3-1 para Les Bleus

De esta manera, Kimberley se convirtió en la primera y única casaca del fútbol argentino con la que se disputó un partido de un mundial. Michel Platini, leyenda del fútbol, tres veces ganador del balón de oro, y del dragón verde.

Seguir leyendo:

TEMAS RELACIONADOS:

Visitá nuestras redes

Espectáculos

Internacionales

Deportes