viernes 21 de junio de 2024
10.9 C
Mar del Plata
JUSTICIA

La Corte Suprema creó una Secretaría Penal Especial para “mejorar la eficiencia de las causas”

Así lo resolvieron los magistrados por mayoría, con la disidencia de Ricardo Lorenzetti.

|

Con el objetivo de “mejorar la eficiencia en la tramitación de causas penales”, la Corte Suprema de Justicia creó -por mayoría- una nueva Secretaría Penal Especial, gracias a los votos de Horacio Rosatti, Juan Carlos Maqueda y Carlos Rosenkrantz y la disidencia de Ricardo Lorenzetti.  

El argumento para crear esta nueva dependencia apunta a descongestionar la Secretaría Judicial N° 3, que ha visto un incremento considerable en la cantidad de expedientes penales en los últimos años.

Según la resolución, «es deber de este Tribunal, como cabeza de uno de los Poderes del Estado, garantizar la buena administración de justicia y adoptar las medidas necesarias para satisfacer eficientemente los crecientes planteos de los justiciables».

La nueva Secretaría Penal Especial se encargará de tramitar las causas de competencia penal que hasta ahora manejaba la Secretaría Judicial N° 3, que incluyen juicios de lesa humanidad, competencia originaria, recursos por retardo o denegatoria de justicia y habeas corpus. Además, gestionará las contiendas de competencia en causas penales que tramitaban en la Secretaría de Relaciones de Consumo.

El personal de esta nueva Secretaría estará compuesto por empleados de la Secretaría Judicial N° 3 y posibles refuerzos futuros, según las necesidades. La resolución establece que «la dotación de personal de la Secretaría Penal Especial estará conformada, además de su titular, por parte de los empleados y funcionarios que actualmente se desempeñan en la Secretaría Judicial N° 3, más los eventuales refuerzos que disponga el Tribunal en lo sucesivo de acuerdo a las necesidades de cada una de las dependencias».

Por qué Lorenzetti votó en disidencia

El ministro Ricardo Lorenzetti expresó su disidencia argumentando que las recientes medidas tomadas por la Corte no responden a necesidades reales, sino a intereses internos de poder. 

Lorenzetti sostuvo que «la invocación de principios de buena administración o gestión, no logran iluminar la oscuridad de los intereses que inspiran una serie de decisiones de los últimos tiempos en materia de superintendencia de esta Corte Suprema».

En ese sentido, Lorenzetti criticó la creación de nuevas oficinas y designaciones sin concurso, señalando que estas prácticas contrarían las expectativas de austeridad que la sociedad argentina demanda. «En todos los casos se designa personal con cargos de funcionarios, sin concurso, en base a la amistad o el parentesco y contrariando las expectativas de austeridad que la sociedad argentina exige», afirmó.

Seguir leyendo:

TEMAS RELACIONADOS:

Visitá nuestras redes

Espectáculos

Internacionales

Deportes