lunes 22 de julio de 2024
5.9 C
Mar del Plata
AJUSTE

En el último año cerraron 20 geriátricos: “Los costos son altísimos y hay mucha residencia clandestina”

Walter Dominguez Paz es el representante local de la Cámara de Hogares de la provincia de Buenos Aires. Dijo que en la actualidad son 4500 las personas que residen en hogares: la mitad, en residenciales clandestinos.

|

“Estamos complicados”, respondió Walter Dominguez Paz, el representante local de la Cámara de Hogares de la Provincia de Buenos Aires, cuando Mi8 le preguntó cómo está trabajando el sector en un contexto de depresión de los ingresos, de retracción de los consumos y de aumento considerable del costo de vida.

Para el empresario, son varios los factores que hacen tambalear a la actividad, que ese esencial en una ciudad en que gran parte de su población es adulta mayor. “Por un lado, nuestra estructura de costos aumentó muchísimo. Tenemos enfermeras, médicos, servicio de ambulancia, cargas sociales, alimento, mantenimiento. Es mucho lo que tenemos que garantizar para brindar un servicio saludable. Pero por otro lado, hay un tema que nos juega muy en contra también, y que es la cantidad de residencias clandestinas que hay en Mar del Plata”, deslizó Dominguez Paz.

Según dijo, actualmente, hay unos 100 hogares habilitados por el Municipio y, dependiendo de la obra social con la que trabaje, también autorizados por la Nación (Pami) o la Provincia (Ioma). “Pero los clandestinos son más de 70, con valores que -al no pagar mucho de lo que nosotros sí pagamos- son más accesibles para este contexto”, argumentó y dijo que estiman que de las 4500 personas que residen en hogares en Mar del Plata “2500 lo hacen en residencias habilitadas y 2000 en clandestinas”.

Sobre la regularidad de los pagos, sobre todo en estos últimos dos meses, Dominguez Paz reconoció que “hay cambios que provocan que el mundo de las residencias hoy sea más social que comercial”.

“La gente está pagando como puede, sobre todo las que no tienen obra social, ya que estamos hablando de servicios que cuestan unos $800 mil. Las residencias estamos dando a pagar, dejando abonar en partes. Cómo le decís que no a una familia que siempre estuvo en regla, que te confía su familiar a vos hace siete años. Cómo le vas a decir que se vaya. En este rubro no funciona así, se torna una cuestión social, más que comercial”, razonó el empresario.

“Estuvimos en el dilema de reducir la calidad del servicio, de mantenerlo o de no sostener a quienes no pueden abonar. Y entre todas las opciones, la decisión de quienes pudimos hacer el esfuerzo es mantener el servicio con las camas ocupadas, en lugar de trasladar todos los aumentos a las cuotas y que eso reduzca las plazas”, apuntó Dominguez Paz, que detalló que en el último año, unos 20 geriátricos “pequeños”, de entre 10 y 15 camas, se vieron obligados a cerrar. 

“Sinceramente, estamos bajando la rentabilidad para mantenernos. Es imposible en este contexto trasladar todos los aumentos a las cuotas”, completó el empresario.

Según pudo saber Mi8, de las 4500 plazas ocupadas, alrededor de 1500 corresponden a afiliados y afiliadas al Pami, que están distribuidos en unas 25 residencias.

Seguir leyendo:

TEMAS RELACIONADOS:

Visitá nuestras redes

Espectáculos

Internacionales

Deportes