domingo 21 de julio de 2024
7.9 C
Mar del Plata
JUDICIALES

Contrabando y juego clandestino: el principal imputado negó ser el jefe de una asociación ilícita

Se trata de Fabián Di Julio, quien se entregó ayer luego que la Cámara Federal le negara la eximición de prisión. El supuesto empresario aseguró que él y sus familiares no participaron de ningún delito.

|

Di Julio declaró hoy ante el juez Santiago Inchausti, titular del Juzgado Federal Nº3

Fabián Di Julio, acusado de ser el jefe de una asociación ilícita que se dedicaba al juego clandestino online, al contrabando de celulares y al lavado de dinero a través de criptoactivos, negó los delitos que se le imputan y aseguró que junto a su hijo sólo eran afiliadores de una empresa que comercializaba celulares y otros productos importados.

Di Julio declaró por más de tres horas ante el juez federal Santiago Inchausti y la fiscal Laura Mazzaferri por los delitos de asociación ilícita; contrabando agravado; administración y/u operación y/o captación de juegos de azar sin autorización del ente pertinente; actividades de intermediación financiera no autorizada; evasión tributaria y lavado de dinero.

El principal acusado por ser considerado el organizador de la asociación ilícita negó los delitos que se le imputan y aseguró que sólo se desempeñaba como afiliador -agente de venta que cobra una comisión-, de una empresa dedicada a la venta de telefonía importada. En cuanto a sus familiares –su esposa y uno de sus hijos también imputados-, explicó que al igual que él no tiene nada que ver con ninguno de los delitos que se le imputan.

Sobre su hijo mayor, imputado y detenido en la causa, dijo que había conformados alguna de las empresas por expreso pedido de él.

En cuanto a las apuestas clandestinas online, Di Julio dijo que no es propietario de ningún casino online y que no sabe nada de las apuestas clandestinas.

Luego de declarar, el principal implicado por ser considerado el jefe de la organización criminal, fue trasladado a la sede de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) donde continuará detenido hasta que el juez resuelva su situación procesal.

Di Julio se entregó ayer tras permanecer casi dos meses prófugo y luego que la Cámara Federal le negara la eximición de prisión. A principios de mayo, la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) fue a detenerlo, pero el acusado había viajado a Estados Unidos, unas horas antes.

La causa tiene cinco personas procesadas con prisión preventiva, entre ellos, el hijo de Di Julio y un funcionario de la Dirección General de Aduanas. Por otro lado, hay otras cuatro personas procesadas, pero sin prisión preventiva.

En su resolución, el juez Inchausti trabó las cuentas que utilizaba la supuesta asociación ilícita y ordenó embargos que alcanzan los 20 millones de pesos.

La investigación estableció que los imputados crearon al menos diez empresas que utilizaron como pantalla para poder llevar adelante cada uno de los delitos. Muchas de ellas son firmas fantasmas y en otros casos no desarrollaban la actividad que habían declarado.

El hombre señalado como jefe de la organización criminal y uno de sus hijos fueron quienes habrían conformado la mayoría de las empresas mencionadas.

La banda se dedicaba, entre otros delitos, al contrabando de teléfonos celulares que luego vendía en distintos locales y a a través de internet.

Los investigadores pudieron comprobar que el contrabando de teléfonos celulares Iphone y Xiaomi se realizaba desde los Estados Unidos. La organización habría contado con el funcionario de la Dirección General de Aduanas (DGA) que garantizaba el ingreso de la mercadería al país. Luego los celulares eran vendidos a través de algunas de las empresas mencionadas en locales abiertos al publico y a través de sitios web.

Apuestas ilegales y criptomonedas

La organización, a través de algunas de las empresas, generaban la captación de juegos de azar online. En la mayoría de los casos, las estrategias apuntaban al publico adolescente.

Desde octubre del año pasado administraban una página web de juegos de azar online que emulaba a teambplay.com, pero sin la debida autorización para ello, como así también los perfiles de Facebook, facebook.com/teambplay y de Instagram www.instagram.com/teambplay.

Para la justicia, el dinero obtenido de la distintas actividades ilegales, era «lavado» a través de operaciones con criptoactivos que representan movimientos por sumas millonarias desde el año 2021. Para tal empresa, la organización contaba con dos integrantes, los titulares de las empresas Virtual Solutions 2021 S.A y Web One S.A, quienes aportaban su conocimiento específico en el mundo de las criptomonedas.

En este sentido se pudo determinar que tres de los integrantes de la banda que figuran inscriptos en la Afip como monotributistas, movían cifras millonarias en criptoactivos a través de distintas cuentas en Binance, una compañía que opera el movimiento diario de criptomonedas.

Entre junio del 2021 y abril de este año, uno de los imputados recibió depósitos por más de 7 millones de dólares en USDT o Tether, una moneda estable que mantiene una paridad de 1 a 1 con el dólar. Por su parte, el líder de la organización recibió desde el 2022 hasta el mes pasado, depósitos por más de un millón de dólares en Tether.

Fuentes judiciales especificaron que ninguno de los imputados pudo justificar el movimiento de dinero. Todos figuran como monotributistas en la Afip y no podían percibir ingresos brutos por más de 8 millones de pesos al año.

Seguir leyendo:

TEMAS RELACIONADOS:

Visitá nuestras redes

Espectáculos

Internacionales

Deportes