domingo 21 de julio de 2024
7.9 C
Mar del Plata

Apareció la estatua de Alberto Olmedo en un contenedor: conocé el motivo

La imagen que durante años decoró un tradicional café de la ciudad fue descartada. Los dueños explicaron que ya encargaron una nueva.

|

Este sábado por la mañana, quienes circularon por la zona de 20 de Septiembre y 25 de Mayo se llevaron flor de sorpresa: tirada dentro de un contenedor de basura había una estatua a tamaño real del mítico humorista Alberto Olmedo.

«Tiraron la estatua de Olmedo«, escribió un televidente de Canal 8 a nuestas redes sociales. Muchos vecinos de la zona y curiosos decidieron parar al ver la llamativa escena: la figura del cómico que dejó una huella imborrable en Mar del Plata.

La estatua formó parte durante muchísimos años del decorado del tradicional café “Pan y Manteca”, ubicado en esa esquina. Lejos de olvidarse de la figura de uno de los grandes cómicos de la Argentina, desde el local explicaron a Mi8 que ya encargaron una nueva estatua de Olmedo, «de cerámica, más linda» para reemplazar la desgastada que este sábado decidieron arrojar al contenedor.

Según se puede ver, la estatua de la que se desprendieron ya tenía varias partes rotas, producto del paso del tiempo y por eso los propietarios del lugar decidieron encargar una nueva para resaltar la figura del rosarino.

UNA MARCA INOLVIDABLE

Alberto Olmedo vino al mundo un 24 de agosto de 1933 en el modesto barrio Pichincha de Rosario, Santa Fe. Siendo hijo único de Matilde Olmedo, una madre soltera que se desempeñaba como empleada doméstica, su infancia transcurrió en un entorno marcado por la pobreza y la escasez. Desde temprana edad, demostró su pasión por el arte y la actuación, involucrándose en producciones teatrales tanto escolares como amateur. A los 21 años, tomó la decisión de emprender un viaje a Buenos Aires en busca de oportunidades en el mundo del espectáculo.

Comenzó su trayectoria laboral en la ciudad como switcher en Canal 7, donde tuvo la oportunidad de mostrar su talento y creatividad en una celebración de fin de año. Su actuación espontánea impresionó al director del canal en aquellos primeros años de la televisión, quien lo incluyó en el programa «La Troupe de TV». Así dio inicio a su carrera, que lo llevaría a convertirse en una reconocida figura.

En 1957, surgió uno de los personajes más icónicos de su carrera: el Capitán Piluso, un marinero infantil que protagonizaba un programa para niños en Canal 9. El ciclo fue un rotundo éxito y se mantuvo en pantalla durante más de dos décadas, con algunas pausas. El Capitán Piluso se convirtió en un símbolo de la alegría y la inocencia para varias generaciones de argentinos.

Durante la década de los 60, Olmedo se convirtió en uno de los comediantes más reconocidos del país, formando parte de programas como «Operación Ja-Já», «La peluquería de Fidel», «El Botón», «Alberto y Susana», «El Chupete» y «No toca botón». En ese lugar, dio vida a personajes inolvidables como Rucucu, el General GonzálezBorges y Álvarez, entre otros. Además, incursionó en el mundo del cine, participando como protagonista en películas como «El andador», «Los caballeros de la cama redonda» y «Los vampiros los prefieren gorditos».

En las décadas de los 70 y 80, Olmedo estableció una exitosa colaboración con Jorge Porcel, otro destacado comediante de la época. Juntos protagonizaron más de 20 películas, reconocidas por su humor pícaro y sexual. Algunas de las más memorables incluyen «Los fierecillos indomables», «Atracción peculiar» y «Los colimbas se divierten». Olmedo, un artista versátil, se adaptó con maestría a los cambios sociales y culturales de su época. Su humor, espontáneo, irreverente y popular, no se limitaba a guiones o libretos, sino que improvisaba sobre la marcha, sorprendiendo tanto a sus compañeros como al público. Su estilo era inigualable y único.

Sin embargo, detrás de su éxito y reconocimiento, Olmedo ocultaba una vida personal llena de turbulencias y conflictos. Tuvo seis hijos con cinco mujeres distintas, a quienes nunca pudo brindarles estabilidad ni compromiso. Fue un padre ausente y un amante infiel. Además, enfrentó problemas con el alcohol y las drogas, los cuales impactaron negativamente en su salud y desempeño profesional.

El 5 de marzo de 1988, Olmedo falleció trágicamente al precipitarse desde el balcón del undécimo piso del edificio Maral 39, ubicado en Mar del Plata, mientras buscaba un paquete de cocaína. En ese momento, se encontraba realizando una temporada teatral en la reconocida ciudad balnearia de la costa bonaerense. Con 54 años de edad, su inesperada muerte causó un profundo impacto en todo el país, que lo lloró como a un ídolo popular. El funeral de Olmedo fue un evento multitudinario y conmovedor.

A pesar del paso del tiempo, Olmedo continúa siendo una figura indiscutible del humor argentino. Sus películas y programas siguen siendo transmitidos y generando risas en las nuevas generaciones. Sus personajes se han convertido en clásicos de la cultura nacional, dejando un legado imborrable e inmortal. En el día en que Alberto Olmedo cumpliría 90 años, recordamos con admiración y cariño a este humorista que logró hacer reír a varias generaciones. Agradecemos al Negro por todas las alegrías que nos brindó.

Aquellos de generaciones más jóvenes que no tuvieron la oportunidad de disfrutarlo seguramente habrán escuchado, e incluso podrían utilizar sin saberlo algunas de sus frases ingeniosas que se han convertido en parte del acervo popular gracias a sus personajes. A continuación, presentamos una recopilación de algunas de ellas:

– El Capitán Piluso, el marinero que entretenía a los niños con sus aventuras y canciones, es recordado por su lema «Piluso es bueno».

– El relato del empleado que anhelaba ser subgerente y hacía todo lo posible por complacer a su jefe, interpretado por Javier Portales, comenzaba con la frase «Eramos tan pobres».

– «Rucucu, un supuesto mago ucraniano que realizaba trucos sin sentido y pedía a los espectadores que no cambiaran.

Seguir leyendo:

TEMAS RELACIONADOS:

Visitá nuestras redes

Espectáculos

Internacionales

Deportes